lunes, 10 de noviembre de 2008




28 de Marzo de 1941


Querido,

estoy segura de que, de nuevo, me vuelvo loca. Creo que no puedo superar otra de aquellas terribles temporadas. No voy a curarme en esta ocasión. He empezado a oír voces y no me puedo concentrar. Por lo tanto, estoy haciendo lo que me parece mejor. Tu me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todo momento todo lo que uno puede ser. No creo que dos personas hayan sido más felices hasta el momento en que sobrevino esta terrible enfermedad. No puedo luchar por más tiempo. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y lo harás, lo sé. Te das cuenta, ni siquiera puedo escribir esto correctamente. No puedo leer. Cuanto te quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte... todo el mundo lo sabe. Si alguien podía salvarme, hubieras sido tu. No queda nada en mí salvo la certidumbre de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo.No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que nosotros hemos sido.



Virginia Woolf a Leonard Woolf(Carta escrita por Virginia Woolf a su marido Leonard, momentos antes de ahogarse intencionadamente en el río Ouse)
Zara, el amor y la muerte...



3 comentarios:

Necropolis Errante dijo...

si, me parece conocido este texto... y es que de alguna forma todos somos virginia woolf... espero no terminemos todos hundidos...

te mando saludos, y me di cuenta que eres la primera en seguir mi blog.... gracias.

Anónimo dijo...

Hola Zara, muy bueno el texto... me acordé del libro que tiempo atrás prestó la Dani , en que salía, entre otros caso, el de Virginia y este mismo texto.
También aprovecho a agradecer por la promoción de recoleta... por las redes ¿sabes?

Un abrazo grande

Amanda

Daniela Abarzúa dijo...

Que bello lo de Virginia. Que desesperante ver como se va acabando lenta, leeentamente la vida. Jamás pudo con sus demonios interiores.

Si, que pesada se hace la batalla contra el otro yo, "Le Mat", el que a cada momento quiere destrozarte la vida.

Saludos.