miércoles, 1 de abril de 2009

Ángel



Descubro.

Prometo nunca más pase inadvertida mi estampa de ángel caído,

succionada por las cloacas,

los ancestros que me ocupan, bullen,

se me salen por los ojos gritos lamentables,

los bolsillos más rotos del planeta,

me dejan caer,


He sido feliz,

puedo decir,

lejana a mi pasado,

me reinvento,

y en cada improvisado instante,

una extremidad le nace a mi vida,

se regenera el alma de la carne añeja y quemada,

detrás de este cristal no veo nada,

nebulosas de acero,

me separan de la realidad,

no quiero llegar a casa está noche,

quiero estallar en todas las direcciones,

y escuchar una voz,

que sea mía en algún futuro lejano.
Zara Bahdí

1 comentario:

cristhiantellez dijo...

¡Me confieso aturdido de imagenes!

Tratando de seguir la boragine de tu texto, a loco de patio he llegado.
Deslumbrado por esa explosión universal que vaticinas.
Estallar y verse estallar
hablar y escucharse.
escribir y leerse.


Cristhian